Cada diseñador es hijo de su tiempo, pero camina sobre las victorias de sus maestros

Caminando sobre la gran muralla china. Foto: Mónica Forero 2010

Caminando sobre la gran muralla china. Foto: Mónica Forero 2010

Sin duda le debemos gratitud a nuestros maestros por haber abierto el camino para que puedieramos ser diseñadores. Sin duda fué una lucha dolorosa, argumentando cada día en una sociedad cerrada y conservadora para poder hacer un libro con espacios generosos,  para adquirir nuevas fuentes, peleando cada día por un poco más de interlineado, un poco menos de color, un poco más de calidad, esperando 15 años a que se entendiera el valor de una imagen corpotativa, tragandose la rabia cuando los clientes después de cada cotización… No me hubiera gustado encarar esa época, pero nuestros maestros lo hicieron y mejor aún, ganaron.

Ganaron para nosotros. Hoy no tenemos que explicarle a la gente para que sirve un diseñador, no tenemos que hacer valer nuestro trabajo en las organizaciones, ellas nos buscan, nos necesitan, lo saben y cada vez nos necesitan más. Podemos facturar orgullosos, nos consultan y mejor aún, nos creen.

Ahora es el momento de dar nuestra pelea, ahora es nuestro turno y esta vez no es contra una sociedad cerrada y miedosa, es una pelea con nosotros mismos y con la manera como hacemos el diseño. Es una pelea en pro de la excelencia y la calidad. Nuestros clientes necesitan diseños eficientes, que aumenten el nivel de satisfacción que ofrecen sus productos y servicios. Empezamos a ocupar un lugar coyuntural en la industria y las comunicaciones y a esa supraconfianza que nos dan es un problema para nosotros. Nuestro trabajo debe estar a la altura de estas necesidades y espectativas.

Debemos renovar recursos, descubrir métodos, ampliar el espectro de nuestras herramientas. No podemos delegar el éxito de nuestros clientes a la pura intuición del diseñador, necesitamos saber identificar necesidades, investigar al usuario, definir requerimientos. Nuestras deciciones deben estar fundamentadas sobre investigaciones reales, sobre el trabajo multidisciplinario y sobre todo, deben provenir de diseñadores sin ego, que sean hijos de su tiempo.

Mónica Forero
Enero 2011

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s